Diario Madrid. 27 de junio de 1970
Diario Madrid. 27 de junio de 1970 PDF Imprimir E-mail

por Manuel Vicent

Vela expone en el Museo de Arte Contemporáneo, en grandes cuadros, u n trabajo de envergadura; en la Galería Kreisler expone su pequeña obra. Pero el sentido es idéntico. En todo caso se trata de pintura en estado germinativo. Un estudio, un alarde de lo que es la génesis del color, lo que es el principio de las formas. Parece que un cuadro de Vicente Vela se está haciendo, está naciendo ante la mirada que lo contempla. Precisamente porque el artista ha atrapado ese núcleo previo de la intuición, una pintura de Vela es idéntica y distinta a la vez, reposada en lo impreciso, en lo interrumpido con sabiduría. Y, claro está, parado el artista en esa etapa sensible y estética anterior a lo impulsivo, a lo concreto, en su mundo de intuiciones la obra de Vela no es ni surrealista ni aformalista. Porque no quiere ni va destinada a explicar nada desde el punto de vista instintivo. La pintura de Vicente Vela es  simplemente una lección de lo que es la pintura en sí misma: color y forma, pero en su desnudez; es decir, puestos uno al servicio de otro hasta hacer evidente para el espectador el axioma que no se puede dar el uno sin el otro. O lo que sería lo mismo: color y forma unidos y puestos a andar, a evolucionar por propio impulso.

(Diario "Madrid", 27 de junio de 1970.)

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Tenemos 79 invitados conectado(s)

Redolí Informática